269 – Querido diario, hoy me volvieron a llamar ‘purista’ o.0

Bitácora del capitán [fecha estelar -307556.59896626073]

En lo personal nunca me he considerado uno, pero creo que debería hacer un pequeño acto de constricción y quizá, sólo quizá, revalorar mi posición. Esto será de su interés ??? Definitivamente no creo, pero como esta es mi bitácora, pos quien quiera leer un mega-debraye, lo hará bajo su propio riesgo.

Empezaré diciendo que mi vida como modelista ya llegó a su cuarta década –centavos menos, pesos más-, por lo que me ha tocado ver el cambio de muchas ideas. Ideas que han arraigado y otras que pasaron sin pena ni gloria, y que conste en actas que no las he probado todas, tampoco soy tan virtuoso. Y un punto muy importante, nunca me he considerado ningún tipo de master. Quizá he adquirido conocimientos basura a causa de esto, pero de ninguna manera me ponen por encima de nadie.

Mi pasión por los aviones comenzó desde la contemplación por televisión de las misiones apollo, que contrario a lo común, el ser astronauta nunca pasó por mi cabezota de chorlito, pero el saber que los primeros ‘amigos’ seletzionados para este menester, fueron pilotos de los diferentes servicios en sus países, avivó mi imaginación. Así que no es sorprendente que mi primer modelo fuera precisamente un avión, un F-5A en 1/72 de la marca Lindberg. Como ya he comentado, en la emoción y calentura del momento, pegué en un santiamén, no lo pinté e incluso tuve la atinada ocurrencia de recortar con todo y su transporte las calcomanías para colocarlos con resistol en los lugares que indicaba el instructivo. Nunca tuve la precaución de leer las instrucciones de cómo se colocaban, pero me valió en esa época, y a mis orgullosos 8 años, fue colocado en el lugar de honor en la casa: sobre el mueble de la televisión.

Pero aunque ese fue mi primer modelo de armar oficial, mi entrenamiento previo, capitaneado por mi señor padre, consistió en rompecabezas y cuantas figuras venían de regalo en pastelitos o juntando corcholatas, que eran una práctica común por aquellos años. Así que ya tenía cierta idea, pero todo eso era supervisado muy de cerca para evitar que tijeras o navajas me hicieran daño –claro, el daño me lo habría hecho yo, no las pobres herramientas edá ???-, pero al llegar a esos dichosos 8, mis ambos dos padres consideraron que ya podía manejar dichos artilugios sin riesgo, por eso lo considero mi primer logro personal.

Pero el chiste, es que ese gusto por los aviones, vino acompañado por el gusanito de saber ‘porqué’: porque volaban, como se fabricaban, porque había tantos botones en los tableros, porque había tantas variedades, de donde salían sus nombres, y un largúisimo etcétera. El principio fue un poco penoso, ya que no encontraba información suficiente para satisfacer este gusanito y también por el hecho de que los libros que me topaba con el tema, estaban todos en inglishpikinglish, por lo que sólo ver los dibujitos no me divertía mucho.

La secundaria fue un caldo de cultivo muy interesante, ya que si bien en la primaria compartía el gusto de los ‘juguetitos’ de armar con varios compañeritos, aquí por fin se presentaban retos interesantes, debido a que entre los nuevos colegas de afición, había algunos que me mostraron marcas que no conocía y dado su conocimiento del inglés, por fin tuve un poco de luz sobre esas cifras y claves que tanto me intrigaban. Lo primero que me quedó claro es que las diferencias en los aviones se debía a la función a cumplir, ya que una b-17 era grande no sólo para cargar bombas, sino también para cargar el combustible que lo llevara al lugar de la misión –suena obvio, pero a los 12 años, no lo era para mí-, o un wildcat más pequeño, por que se suponía que tenía que proteger a sus barcos. Esos nombres ya los conocía por las clases de historia y las películas, pero siempre supe que había algo más, y era importante para mí conocer esas historias reales.

Con el tiempo, este conocimiento fue decantando mi gusto modelístico, por lo que al empezar un proyecto, investigaba para hacer una reproducción lo más cercana a la realidad. Pero no por el detalle, si no por los datos que soportaran lo que estaba haciendo. Los cuales no siempre estaban en una foto, pero sí en el texto de alguna entrevista o monografía, que explicaba lo que se había hecho con una versión en particular o en una época determinada. Gracias a esto, tuve versiones muy divertidas en mi coletzión, pero que seguían siendo históricas a pesar de todo.

Esto también me llevó a la eletzión de una escala. En mi niñez, armé todo lo que caía en mis manos, sin importar si se podían poner unos junto a otros en la misma relación de tamaño. Así que no era raro que un P-38J de Revell en 1/32, compartiera espacio con un A6M5 en 1/72 de Revell o un porta-aviones clase Midway en 1/500 de Renwall. Descubrí que los modelos carecían de detalles a propósito, y cada escala requería un grado diferente de detallado, que no era necesario de forma obligatoria, pero que definitivamente los hacían lucir más. Así que probando-probando, veo que a 1/32, hay que hacerlos a juerza, es tal el tamaño del mostro, que todo se ve y por ende, todo se necesita. En 1/72, los espacios limitados te obligan a planear, ya que en muchas ocasiones me vi frustrado al hacer y deshacer y darme cuenta que no se veía casi nada del trabajo. Lo pior es que a pesar de todo, sigo haciendo de vez en vez alguno de estos bichos y le termino metiendo el trabajo que no se ve. Eso es masoquismo edá ???

Pero en 1/48 el rollo es diferente. Hay espacio para trabajar de forma adecuada y al final termino con una pieza que me complace en todos los sentidos, aún haciéndolos fuera de caja. No importa si se trata de un avión pequeñito de la primera guerra o un mamut de quinta generación, al ponerlos juntos la vista es simplemente orgiástica. Y a pesar de que no hay todos los aviones en esta escala, la variedad de lo que hay me complace con creces. Esto no es en modo alguno una crítica o menosprecio por mis amigos que gustan de los relojes o los grandes espacios para los que ya no ven, es únicamente mi gusto personal, es donde al final me acomodé mejor. Y costén que tampoco tengo nada en contra por los que gustan de planchitas, licuadoras, chalupitas y demás vainas modelísticas, no vaigan a creer 😛

Y pues que es lo que busco en un modelo ??? Complicada respuesta. Primero quisiera aclarar un par de puntos, que aunque varios no son míos, comparto completamente.

Punto número uno: no existe el modelo filosofal, ningún modelo es exacto, ya que es imposible hacerlo. Me dirán que los nuevos procesos, que el avance de tecnología y las arañas. Imaginen una antena que sobresale una o dos pulgadas de la piel del avión, si hacemos las cuentas para escalarla, quedaría de menos de un milímetro sobre dicha piel, pero en el modelo, queda de mayor tamaño, error en el proceso ??? Por supuesto que no, el truco está en la ‘apariencia’, ya que si no se deforma la pieza, no se vería y la pieza no se ‘parecería’ al real, me siguen ???. Otro ejemplo sería el famoso bulto en el capó de un shellby cobra, si quedara en escala, no se apreciaría bien, por lo que se aumenta su tamaño para que sea visible. En este caso hagamos el ejercicio inverso, si tomamos ese capó y lo llevamos a escala real, el bulto incluso impediría la vista del conductor. Ya me entendieron ??? Todos los modelos tienen una relación entre ‘escala y apariencia’ para conseguir que la pieza final luzca como lo que tiene que lucir.

Punto número dos: la escala también aplica al color. Hagan un pequeño ejercicio en un día claro, párense a un metro de un carro cualquiera y vean el color de éste. Luego retírense a unos 50 metros y vuelvan a ver el color del mismo auto. Por último, aléjense unos 150 metros. Lo primero que observaron es que el color pierde brillo y se nota más pálido. Y no, no es efecto óptico, es el simple resultado del ‘efecto escala’. Esto no es otra cosa que el simular esta distancia y aplicarla al modelo. En la escuela inglesa, el aclarado de color está en un rango del 5 al 10 por ciento, y en la escuela gringa va del 15 al 20 por cierto. Aumentemos la teoría de color: los colores expuestos al sol tienen un comportamiento típico: los oscuros primero se queman –se oscurecen más-, luego se van a amarillos y al final a blancos; los colores claros se van a amarillos y luego a blancos. Con estas combinaciones, terminaremos con una variedad de tonos debido a la exposición que se quiera mostrar del modelo en cuestión. Y como comentario final, cualquier color, entre más lejos se vea, termina siendo negro.

Punto número tres: las bases son las bases. Desde el inicio del modelismo de asociación, la regla básica de calificación del trabajo es una: armado, pintado y colocación de calcomanías. Me resulta inverosímil que se lleguen a entregar premios a modelos que no cumplen estos tres puntos, bajo argumentos muy cuestionables. Si bien es cierto que durante un concurso el tiempo es limitado, y la selección es muy apresurada.

Y con estos disque antecedentes, la respuesta es sencilla: que el modelo se parezca y luzca lo más posible al real. Eso me ha llevado a comprar piezas que para algunos son menos que juguetes, pero que cuando se compraran contra fotos, el parecido es indiscutible. El paneleado tampoco es algo que me preocupe: que si en alto relieve, que si en bajo relieve, simplemente no son apreciables, así que si incluso viniera liso, estaría perfecto. Sé que son de ayuda para dar textura y romper la monotonía de la superficie, pero realmente no es sinónimo de que esté correcto o no el modelo que los tenga arriba o abajo.

Ya después de todo este debraye, pos parece que si soy purista. Mi escuela es de investigación, se vale improvisar, pero con bases. Estudiar las variantes de una máquina es consecuencia de esto. Pero nunca hay que perder de vista el punto más importante de un pasatiempo: si no te diviertes, no vale la pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s